viernes, 24 de abril de 2015

Sobre la Vida después de la Cuadratura Urano/Plutón.-Cuando los gigantes como Urano y Plutón cuadran entre sí, a pesar de la increíble intensidad de su acción, somos más capaces de responder en cierta medida. Simplemente no tenemos elección. Encontramos que dentro de nosotros debemos hacer lo que ellos exigen.-Lo que comenzó como una tragedia y trauma se convierte en renacimiento y una nueva vida. Contra todos los pronósticos surgimos de las llamas para vivir el nuevo día.


Sobre la Vida después de la Cuadratura Urano/Plutón

Por Sarah Varcas
http://astro-awakenings.co.uk/
20 de Abril 2015urano pluton

[audio="http://www.ivoox.com/sobre-vida-despues-cuadratura-urano-pluton_md_4403502_wp_1.mp3"] <a href="http://www.ivoox.com/sobre-vida-despues-cuadratura-urano-pluton-audios-mp3_rf_4403502_1.html" title="Sobre la vida despues de la cuadratura urano/plutÒn">Ir a descargar</a>


Eligiendo el Borde del Barranco

19629_360617867469657_6762069980084597246_n

Urano y Plutón han recibido mucha atención desde el 2012 cuando comenzaron a formar su dilatada cuadratura que ahora se disuelve en la historia.

El impacto de esta cuadratura, que ha sacudido la vida de innumerables personas, ha sido imposible de ignorar.


Para muchos, mirar atrás a la vida antes del 2012 es como mirar a una persona diferente, casi irreconocible en algunos casos.


Tanto ha cambiado, dentro y fuera que la noción de renacimiento total no es una descripción muy drástica de los eventos de años recientes.


Muchas personas han sido sacudidas a despertar por esta cuadratura, forzadas a confrontarse a sí mismas y a sus vidas, las consecuencias de elecciones hechas previamente y el impacto de vivir una medio-vida en las sombras de la posibilidad durante mucho tiempo.


Ha sido un tiempo de trauma y éxtasis, desafío y liberación.

Pocos han quedado incólumes.

La iniciación a la Era de Acuario ha comenzado realmente.

Sin embargo como todas las cuadraturas, es solamente el comienzo, no toda la historia y la verdadera fortaleza nace del conocimiento de cómo responder después que la intensidad ha pasado y la próxima fase ha comenzado.


Es aquí donde nos encontramos ahora.

Los temas energéticos de los tres años pasados están liberándose y cambiando, transformándose hacia algo totalmente diferente.

Urano y Plutón están separándose, liberando su agarre mutuo.

Esto señala una partida en nosotros también, como es arriba es abajo.


El cambio viene en nuevas formas ahora y necesitamos reconocerlo cuando llegue a nuestra puerta.

Urano y Plutón son pesos pesados planetarios enormemente poderosos.

Juntos auguran el nacimiento de ciclos globales y cambios sociales masivos.

Cuando dos planetas establecen una cuadratura estamos forzados a actuar so pena de sufrir una intensidad y frustración crecientes.

Nuestro entorno nos bloquea y obstruye constantemente, nos arrincona, nos desaloja de donde necesitamos estar hasta que asumimos la responsabilidad de nuestras vidas y hacemos los cambios necesarios para el verdadero progreso y transformación profunda.

Plutón rige la sombra, esas partes nuestras que evitamos e ignoramos, negamos y proyectamos en los demás.

En su cuadratura con Urano hemos sido enfrentados con las consecuencias de hacerlo a medida que nuestra sombra se ha elevado repetidamente para enfrentarnos desde el exterior, confrontándonos con las consecuencias de tratar de ser alguien que no somos, de negarnos a reclamar nuestra soberanía, de vivir pequeños y seguros cuando necesitamos hacer una ruptura y arriesgar la libertad.

Urano, el Gran Despertador, crea el caos radical.

Exige nada menos que la verdad, sea ésta tan estremecedora como sea.

Percibe un futuro en el cual no hay mentiras, ni temor ni encogimiento.

Este prospecto puede parecer peligroso en nuestro mundo tal como está, pero Urano no es de este mundo y no abandonará su agenda para acomodar nuestras aspiraciones terrenales.

Esta es la realidad que enfrentamos al trabajar con fuerzas cósmicas: ellas nos exigen grandeza y dádiva, no en términos de reclamo egoico y absorción narcisista sino de ser lo suficientemente grandes, sabios, poderosos para ver más allá de las limitaciones de la mente egoica a algo más allá de nuestra imaginación.

Ellos exigen que vivamos en el borde del barranco de la vida, la misma frontera de posibilidad donde siempre se nos desafía a ir más allá.

Ellos exigen profunda integridad, una honestidad afilada y una voluntad para cambiar en formas que pueden parecer imposibles desde nuestra posición actual.

Cuando los gigantes como Urano y Plutón cuadran entre sí, a pesar de la increíble intensidad de su acción, somos más capaces de responder en cierta medida.

Simplemente no tenemos elección.

Encontramos que dentro de nosotros debemos hacer lo que ellos exigen.

Aun y especialmente cuando creemos que no vamos a hacerlo.

Porque de todo el estrés y el dolor de sus acciones en nuestras vidas, el resultado siempre está más allá de nuestra imaginación más descabellada al descubrir la fortaleza que no sabíamos que teníamos, la opciones que nunca imaginamos que podían ser nuestras y una vida esperándonos que reanima esas partes internas que previamente estaban mustias y moribundas.

Es duro, seguramente, pero los cambios que experimentamos cuando nos ofrecemos a estos procesos de transformación profunda y a largo plazo hacen que el ofrecimiento lo merezca.

Los sacrificios hechos se recompensan muchas veces en la moneda de la sabiduría, la libertad y la verdadera presencia en medio de nuestra vida misteriosa.

Lo que comenzó como una tragedia y trauma se convierte en renacimiento y una nueva vida.

Contra todos los pronósticos surgimos de las llamas para vivir el nuevo día.

Esta ha sido la historia para muchos en los tres años pasados. Este mes esa historia comienza a cambiar a medida que se disuelve la cuadratura Urano/Plutón.

Al separarse estos planetas dominantes su impacto se modifica y los encontraremos bajo diferentes disfraces en el camino por delante.

Ya no sucederá que al encontrar a uno encontraremos al otro.

Ya no son un equipo.

Sí, Urano todavía quiere tirarlo todo al aire y Plutón todavía revela las profundidades más oscuras para iluminarlas con mayor brillo.

Pero ellos hacen las cosas a su manera ahora y eso significa que debemos adaptarnos en consecuencia.

La vida no nos forzará como lo ha hecho hasta ahora.

Ya no enfrentaremos el caso de: “oh, no resisto un minuto más tengo que cambiar sea como sea”.

Vamos a tener que tomar alguna decisiones arriesgadas, conscientes nacidas no de la necesidad básica (cambiar o morir!) sino de un profundo conocimiento interno de que si vamos a jugar una parte plena en la evolución de este planeta, simplemente tenemos que hacer lo necesario y punto.

Es ambos nuestro derecho de nacimiento y obligación como custodios de este tiempo y lugar.


De ahora en adelante puede ser más fácil, gradualmente, evitar el cambio, encontrar excusas para no hacerlo, hundirnos de nuevo en viejos hábitos con muchas justificaciones para hacerlo.

La elección es nuestra ahora, más que antes, simplemente porque no será tan difícil mantenernos atascados.

Realmente depende de nosotros.

Plutón seguirá surgiendo de la oscuridad y Urano seguirá golpeándonos la cabeza gritando “DESPIERTA ANTES QUE SEA DEMASIADO TARDE”, pero de cierta forma será más fácil ignorarlos.

Nuestras defensas serán más fuertes, nuestra negación y auto engaño serán más efectos.

Si simplemente queremos una vida fácil posiblemente la obtengamos ahora.

Pero más fácil no es necesariamente mejor.

Y después de unas cuantas decisiones para mantenernos seguros, salirnos del ring de boxeo, seguir atascados en lugar de cambiar, puede ser que comencemos a mirar alrededor y darnos cuenta que hemos quedado atrás, los compañeros de senda nos han aventajado, el potencial languidece en la enredadera, las posibilidades que antes eran cercanas ahora están fuera de alcance.


La urgencia se desvanece conjuntamente con la cuadratura Urano/Plutón.

Lo que no significa que no se necesite el cambio, solamente que tenemos más elección en nuestro rol como sus agentes.

Podemos dar un paso atrás del borde del barranco si así lo elegimos.

Salirnos del combate, atrancar las escotillas internas y hundirnos en el barro negándonos a avanzar de nuevo.

Estos tres últimos años fueron todo un paseo, así que ya hice mi parte gracias!

Que otro lo continúe!

Pero ustedes son ”ese otro” al igual que yo. Igual para todos.

Todos somos ese otro a quien le entregamos la batuta ahora para el próximo tramo de la carrera.

Si descubrimos que la presión ha cesado y la vida nos ofrece una cláusula de ‘salida’ cuando las cosas se ponen difíciles, eso no significa que la cláusula sea la mejor opción, solamente que el desafío ahora se encara en las elecciones que hacemos no en nuestra capacidad para resistir cuando no podemos escapar del mismo.

Depende de nosotros decidir cómo procederemos en adelante, si nos acomodamos con lo que tenemos o abrazamos nuestro rol como Agentes Evolutivos a largo plazo.

Siempre tenemos una elección y siempre existirán diferentes fuerzas y factores que influyan en ésta.

Urano y Plutón nos han guiado a través de las llamas pero ahora asumen una empuñadura diferente.

Tan poderosa, transformadora, liberadora, pero vienen individualmente invitándonos a entrar a su danza de sombras y viaje aterrador hacia la libertad.

Pero son menos insistentes, menos exigentes.

Su intensidad incrementará y caerá como siempre, pero el imperativo que se sentía como “cambia o mueres” se ha levantado.

Estamos entrando a la próxima fase ahora, donde elegimos el cambio radical porque sabemos que es la única vía para cumplir con nuestro potencial evolutivo, no porque simplemente creamos que no tenemos elección.

Siempre tenemos una elección.

Y nunca ha sido tan vital como ahora que tomemos la más sabia.

Sarah Varcas

© Sarah Varcas 2015. Twww.astro-awakenings.co.uk